El Duende de Madrid

El Duende de Madrid, su curiosa historia y dónde visitarlo

El Duende de Madrid

El Duende de Madrid, una leyenda que atrae a muchas parejas cada año a encontrarlo. Pues se dice que la pareja que logre verlo gozará de una relación mágica e inolvidable.

Ahora bien, nos da mucha curiosidad saber donde se encuentra el Duende de Madrid, para eso vamos retroceder un poco en el tiempo. Pero antes una pista: El Duende está cerca de una casa habitada por fieras.

La curiosa historia del Duende de Madrid

El rey Felipe V amaba pasear a diario por este parque (el cual, pertenecía única y exclusivamente a la realeza). Muchos de los trabajadores para la corona como el mismo Monarca quedaban anonadados y sorprendidos como a diario este jardín florecía con una diversidad de colores y olores sin importan la estación del año.

Este hecho embelesaba a cualquiera que por allí transcurriera. Era algo mágico, pero para otros no, pues afirmaban que quizás era obra de algún intruso muy ágil que lograba huir muy rápido antes de que fuera capturado por ellos.

El Parque del Duende de Madrid e hace público

Luego de un tiempo la corona cedió y este parque mágico paso a ser público. Rápidamente paso a ser el lugar favorito de muchas parejas enamoradas, las cuales afirmaban que luego de haber visitado este lugar su relación cambió. Qué se hizo más duradera y llena de mucho amor.

Visiones del Duende de Madrid

Con el transcurrir de los años, se le fue atribuyendo al Duende la hermosura del Jardín y se decía que algunas pocas veces se dejaba ver por algunas parejas.

Ahora bien, ¿Cuál será el lugar favorito del parque donde habitaba El Duende? Este era muy ingenioso y aunque pocas veces se dejo ver, el siempre observaba a todos desde la cima de una jaula, donde antes habitaban osos. Tocando una flauta con su rostro sonriente.

La historia llega a nuestros días

Hoy, una escultura del Duende permanece como memoria en la vieja Casa de Fieras. José Noja lo inmortalizó en1985. Y desde ese entonces continúa sentado en una de las jaulas que alguna vez ocuparon osos pardos. Así, año tras año, este parque se visea de flores como un pequeño milagro.

  • Comparte este post