Puente de la Culebra

El puente de la culebra, un lugar digno de ser visitado

Madrid  posee muchos sitios curiosos que vale la pena visitar, y tal es el caso de un puente, que aunque no es muy conocido no deja de ser hermoso e interesante. Nos referimos al Puente de la Culebra. Esté se encuentra dentro de la Casa de Campo. Claro que si has andado por allí recorriendo esas grandes extensiones tal vez ya te has topado con él.

Está ubicado exactamente en la llamada  zona Zarzón al extremo suroccidental de la Casa de Campo. Esta zona es un pulmón en Madrid donde se encuentra el arroyo Meaques que es un afluente del río Manzanares.

Justo allí podemos disfrutar de la vista que nos regala este singular puente de piedras, que es rico en historia ya que data de más de 230 años.

La historia tras Puente de la Culebra

Para muchos este puente es un secreto bien guardado de los vecinos de Campamento ya que son quienes están más cerca de este lindo lugar.

La historia del puente nos dice que su construcción fue ordenada por el monarca Carlos III  quien dejó a manos de Francesco Sabatini la obra, la cual tardó dos años en construirse desde 1780  a 1782.

Puente de la Culebra

A qué debe su forma

Su nombre y su estructura son sin duda dos de los rasgos más singulares de dicho puente y es que su nombre se debe a su rasgo ondulante y el trazado que nos da la impresión del cuerpo de un reptil, la culebra.

Es muy interesante la estructura del puente, y esta apariencia no es casual porque a Sabatini se le dio la orden de construir un puente que fuese estético y bonito y que a su vez impidiera el paso de carruajes. Por lo que se explica que sea tan estrecho y que en algún tiempo se le llamara Puente Estrecho.

Y es que aunque se ve ancho, la forma de sus curvas hace que el acceso sea limitado, tan solo 1,80 metros de ancho cuando mide más de 30 metros de largo. Adornado con pináculos esto suman al convertirse en un elemento mas para ser admirado.

Aunque está ubicado en un lugar muy apacible, este puente hace que resulte un lugar mágico, digno de una hermosa postal que hace que te sientas en un sueño.  Así que aunque no es el puente más  grande, el más emblemático o el más conocido, el Puente de la Culebra es sin duda un lugar digno de ser visitado.

  • Comparte este post